bienvenidos

Bienvenidos los ojos que se ocultan

si se miran de frente (esos que huyen deseando quedarse)

Bienvenidas las palabras como aguacero

en tu ventana.

Bienvenido el azar,

bienvenida la luna.

Bienvenido el insomnio de los que se piensan

y su urgencia es incendio de palabras.

Bienvenido el milagro de tu presencia,

bienvenida la duda de la próxima vez.

Bienvenido el poema que te convoca,

bienvenida la furia de una pasión equivocada.

Bienvenido el silencio después del amor,

bienvenida la sangre de mi roto corazón.

Bienvenido el desazón del quizá, del “por si no te vuelvo a ver”

bienvenidas las sábanas tersas que estrenan otro paraíso.

Bienvenido el beso que nunca pensó ser el último,

bienvenida la sal de tu enojo, tus lágrimas, tu sudor,

bienvenida tu luz, la única.

Bienvenido el boleto de regreso a casa,

bienvenida la foto que robé de tu álbum secreto.

Bienvenida la ropa en el suelo, las copas vacías, los ceniceros llenos

Bienvenida la muerte vencida al menos una vez.  

3 thoughts on “Bienvenidos los ojos que se ocultan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *