El reconocimiento a la lucha por los derechos de las mujeres se da a raíz del trágico evento en el que 146 mujeres perdieron la vida, debido a un incendio que se registró en una fábrica de camisas el 8 de marzo del año 1857.

▶️VIOLENCIA POLÍTICA DE GÉNERO: DESDE TODOS LOS FRENTES

Lo anterior, marcó un momento histórico en el que ya no sólo se pedían oportunidades laborales para las mujeres, sino también, mejores salarios, espacios laborales seguros, jornadas justas, entre otras demandas.

“No tengo privilegio que proteja este cuerpo, en la calle creen que soy un blanco perfecto”

Rebeca Lane

Un año más tarde se conmemoró lo que se llamó el “Día de la Mujer Trabajadora”; para reconocer la falta de empatía laboral que sufrían las mujeres, pero sobre todo, para no olvidar a las mujeres que fallecieron por la negligencia de los dueños de la fábrica.

Con el paso de los años, el nombre conmemorativo se cambió al “Día de la Mujer”, pero la lucha aún no cesa, pues la falta de oportunidades laborales, salarios justos, acceso a la salud y educación siguen sin formar parte de la mayoría de las mujeres.

“Ya nada me calla, ya todo me sobra, si tocan a una respondemos todas”

Vivir Quintana

Una realidad es que, la vida diaria de las mujeres parece precarizarse más, pues actualmente la lucha por el respeto y dignidad de la vida de las mujeres enlista una serie de necesidades básicas que suena increíble no tener, como lo son el acceso a equidad salarial entre hombres y mujeres, el acceso a educación laica y gratuita, a servicios de salud sexual y reproductiva, el derecho al aborto libre, seguro y gratuito; políticas públicas para erradicar la violencia de género y espacios seguros para las niñas, adolescentes y mujeres.

▶️MENSTRUACIÓN: UNA REALIDAD POR LA QUE PAGAMOS

Es por eso que la lucha continua, pues la violación a los derechos de las mujeres, no disminuye, al contrario, comienza a parecer un sueño bastante lejano el que esas cifras de “11 mujeres asesinadas al día” se reduzcan al máximo y lo que más urgencia requiere es que el Estado realmente tome postura sobre el tema y comience a trabajar.

“Las mujeres se están revelando, los hombres no saben que hacer” –Julieta Venegas.

Para las mujeres mexicanas el hecho de ser mujer representa en su día a día la fuerza, la valentía, el amor, la paz y la voluntad de ser, hacer y estar. Todo por lo que luchan y se esfuerzan, merece gran reconocimiento, pues el ser mujer jamás ha sido sencillo, y en un país como este menos.

Pero también, entre los diferentes contrastes que se encuentran dentro de la sociedad, el ser mujer implica crecer con miedo, miedo al acoso callejero, miedo a la hipersexualización infantil y juvenil, miedo de no cumplir con las expectativas y cánones de belleza impuestos por hombres,  miedo a desaparecer y ser utilizada como “objeto de desahogo sexual”, miedo a morir en manos de un hombre que no estuvo de acuerdo con mi comportamiento, mi voz, mi estilo de vida.

“¡Ay!, querida muerte, no vengas hoy”

Renee Goust

Y a pesar de todo, las mujeres siguen siendo valientes, más fuertes que nunca, llenas de rabia y amor. La lucha no ha terminado, pero siempre es un buen día para recordar a todas las mujeres que lucharon antes de nosotras, reconocernos lo que hacemos cada que alzamos la voz, y aunque el camino aún es largo, ¡no paremos!.

▶️CUENTO | “LA JOVEN EN EL ABISMO”, POR KAREN SOZA

Por todas nuestras muertas, por todas nuestras amigas, por nuestras hermanas y madres, hoy no se celebra, ¡hoy se lucha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *