Mutilación Genital Femenina

Millones de mujeres han sufrido mutilación genital, y es necesario alzar la voz por todas aquellas que podrían estar en riesgo de sufrirlo, ya sea por cultura o religión.

Este 2021 el Programa conjunto del Fondo de Población y UNICEF sobre la eliminación de la mutilación genital femenina y el Comité Interafricano sobre Prácticas Tradicionales (IAC) lanzan juntos el tema de este año: “No hay tiempo para la inacción global: Unión, financiación y acción para eliminar la mutilación genital femenina”.

Muchos países están experimentando una “crisis dentro de una crisis” como consecuencia de la pandemia provocando un aumento de la mutilación genital femenina. Por ello, las Naciones Unidas hacen un llamamiento a la comunidad mundial para que reimagine un mundo que permita a las niñas y las mujeres tener voz, elección y control sobre sus propias vidas.

El objetivo de la mutilación genital femenina es coartar los derechos sexuales al género femenino, eliminando toda sensación de placer dentro del sexo, teniendo como sustento la preservación de la virginidad y fidelidad por parte de las mujeres.

Dentro de los lineamientos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) la MGF es considerada como cualquier procedimiento que elimine de manera total o parcial de los genitales externos femeninos u otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos.

La mutilación genital femenina se realiza entre el nacimiento y los 15 años de edad, y tiene consecuencias graves en la salud de las bebés, niñas y adolescentes.

La forma en la que se lleva a cabo es practicado por las parteras de las tribus, sin un grado de salubridad o cuidado especial. Sin embargo, se han encontrado casos en los que quienes la realizan son profesionales de la salud.

Generalmente, la MGF se realiza entre el nacimiento y los 15 años de edad, y tiene consecuencias graves en la salud de las bebés, niñas y adolescentes como:

  • Dolores
  • Fiebre
  • Hemorragias
  • Estado de shock
  • Muerte

Y a largo plazo:

  • Trastornos psicológicos
  • Infecciones urinarias y vaginales frecuentes
  • Problemas menstruales
  • Relaciones sexuales dolorosas o poco satisfactorias
  • Depresión, ansiedad y baja autoestima

La mutilación genital femenina se lleva a cabo en más de 30 países de África, Oriente Medio y Asia Meridional. Incluso algunas tribus en América mantienen este tipo de prácticas, según datos oficiales de la ONU, así como las miles de familias que migran a Europa que continúan con la terrible tradición. Llegando a la suma de 200 millones de mujeres que viven sin clítoris alrededor del mundo (datos oficiales de la OMS).

A nivel mundial hay 200 millones de mujeres que viven sin clítoris debido a la mutilación genital femenina.

OMS

Desde el año 2008 y como parte de cumplir con los Objetivos Del Milenio (2030), la ONU, en conjunto con la UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, han dedicado esfuerzo, tiempo y dinero, para concientizar principalmente en África los riesgos que conlleva la Mutilación Genital Femenina. Entre otras agencias internacionales que también han sumado esfuerzos múltiples para erradicar ésta práctica.

Este año, es diferente pues entre la pandemia sanitaria que vivimos actualmente, la otra pandemia silenciosa que viven todas las mujeres alrededor del mundo, que es la violencia de género, que no ha parado en miles de años, está poniendo en riesgo la vida de numerosas niñas que no pueden vigilar de cerca dichos organismos.

Sin embargo, vale la pena recordar los frutos recibidos en los últimos años. Por ejemplo, se ha logrado la declaración oficial que cataloga como delito la Mutilación Genital Femenina, de países como :

  • España 2016
  • Uganda 2018
  • Kenia 2018
  • Sierra Leona 2019
  • Sudán 2020

En los años por venir, se espera una mejor respuesta por parte de los países que aún permiten éste tipo de actividades que perjudican a las mujeres. Sin embargo, y a pesar de la pandemia, los esfuerzos se siguen realizando, tal vez no de la misma forma, pero sí con la intención de obtener  mayores resultados.


Te invitamos a leer también: “Se desesperó, me abrazó y decidió aventarnos al arroyo vehicular”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *