Foto: Facebook, Los Tacos Mamados

Tortilla gigante hecha a mano, recién salida del comal, con tres porciones de carne a elegir: bistec, carne enchilada, longaniza, pechuga o milanesa; cubierta de nopales, cebollitas caramelizadas, papas y su salsita, así son Los tacos mamados, creados por los trabajadores del gimnasio Guerreros Fitness Club luego de cambiar de giro temporal y repentinamente tras el cierre de sus instalaciones por la pandemia.

“La comida es socorrida, ¿a qué mexicano no le gustan los tacos? Así se nos ocurrió la idea de hacer algo referente al gimnasio. Vienes al gimnasio a ponerte fuerte, a ponerte grande, por eso todo lo que íbamos a vender iba a ser así: bien grande y bien servido. De ahí salió la idea de ponerle ‘Los tacos mamados’”, explicó en entrevista con De Facto Eduardo Niño, uno de los instructores del gimnasio.

El menú no sólo ofrece a El taco mamado, sino también los tacos convencionales hechos de doble tortilla, una porción de carne, nopales, cebolla y papas. Además, también brindan a los comensales gorditas, quesadillas y huaraches. De este último platillo también existe su versión gigante (El huarache mamado), que de acuerdo con Eduardo, puede ser compartido hasta por tres personas.

“Nosotros tuvimos que cerrar el gimnasio el 23 de marzo del 2020, nuestros jefes hicieron una junta y nos avisaron que íbamos a estar cerrados por el Covid-19, supuestamente iba a ser un mes, y así se fue recorriendo, pero ellos nos apoyaron por 10 semanas, pese a que no trabajamos. Luego llegó un momento en que ya no les alcanzó el dinero y a mediados de mayo sale el aviso de que nosotros abriremos hasta el final, junto con bares y antros. Fue entonces cuando los jefes dijeron ‘saben qué chavos, ya no nos alcanza el dinero, ya fueron 10 semanas. Tenemos que pensar en algo para poder generar un ingreso, para sacar la nómina’. Ellos no despidieron absolutamente a nadie y vino la idea de la comida”, destacó el instructor.

▶️ERÉNDIRA, LA MEXICANA QUE «REVIVE» EN OSOS DE PELUCHE A VÍCTIMAS DE COVID-19

Tras esta decisión, Los tacos mamados abrieron sus puertas el 18 de junio con una plantilla de 15 trabajadores, todos de distintas áreas del gimnasio, como el personal administrativo, el de intendencia y mantenimiento y los instructores.

“Dejamos los aparatos, las mancuernas para pasarnos a la cocina, a la plancha, a cortar cebolla, la carne y sí ha sido difícil. Al principio no teníamos ni idea de laborar en la cocina, tenemos una chef del centro nutricional y en ella nos apoyamos. Todos tenemos que aprender de todo un poco, de estar en la cocina, en la plancha, en el comal o atender”, recuerda Niño.

Pese a que los integrantes de Guerreros Fitness Club no han tirado la toalla, la realidad es que sus ingresos no son los mismos. “Los sueldos han bajado, lógicamente no percibimos lo mismo, pero por lo menos sí tenemos un salario y algo que llevar a casa”, comentó el instructor.

Según cuenta el deportista, los dueños del gimnasio ya contaban con algunos insumos debido a que en el pasado tuvieron un negocio de comida, por lo que sólo hizo falta acondicionar el lugar y aprovechar lo que tenían.

▶️EN UN PAÍS CON SED, SOBRA EL AGUA PARA LA INDUSTRIA DE LAS BEBIDAS CHATARRA

“Los dueños ya habían tenido alguna vez un negocio de comida, entonces teníamos muchas cosas, teníamos el centro nutricional, pero aun así si hubo una inversión que corrió por parte de los dueños, ellos son los que se preocuparon por eso”, señaló Eduardo.

Por las restricciones sanitarias, por ahora sólo ofrecen servicio para llevar o a domicilio y siguen estrictas medidas de higiene y sana distancia. A los clientes, para ingresar a realizar su pago, se les pide cubrebocas, se les toma la temperatura, se aplican gel antibacterial y mantienen sana distancia gracias a los señalamientos que colocaron.

“Nosotros traemos gorra, careta, cubrebocas y nos lavamos constantemente las manos. Además, el servicio a domicilio no tiene costo extra, solo la propina que gusten”, indicó Niño. 

Según el menú que se ofrece ahora por redes sociales, los tacos tradicionales tienen un precio de 25 pesos y los campechanos y de alambre 28 y 30 pesos respectivamente. Por su parte, El taco mamado especial cuesta 75 pesos; El huarache mamado, 100 pesos; y El Huarache mamado especial, 150.

▶️CUANDO ELLAS BUSCAN

Para los que cuidan la línea también hay opciones fit. Eduardo refiere que los tacos se sirven al gusto del cliente pues hay quienes los piden de pechuga de pollo, sin grasa o agregando y quitando ingredientes.

La enseñanza que les ha dejado a los trabajadores del gimnasio Guerreros Fitness Club, ubicado en Lerdo 202, colonia Guerrero, es que el trabajo en equipo es indispensable según explicó el instructor.

“No hay que doblar las manos, hay que buscar opciones, el trabajo en equipo sobresale aquí. Es difícil trabajar así, desesperante, estamos acostumbrados a un ritmo de vida, pero la situación nos ha mostrado que no hay que desesperarnos”, aseveró.

Finalmente, Niño prometió que no habría despedida de Los tacos mamados, pues pese a que podrían reabrir las puertas del gimnasio, tienen la idea de continuar con la taquería para que sus clientes puedan seguir disfrutando de sus platillos.

▶️“LOMITO” RESCATADO EN INUNDACIONES SERÁ ENTRENADO POR LA MARINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *